Neuromodulación Percutánea

Neuromodulación Percutánea

La técnica de Neuromodulación Percutánea, o lo que es lo mismo, estimulación eléctrica percutánea (PENS, por sus siglas en inglés), es definida como la estimulación por una eléctrica a través de una aguja de punción seca, idealmente realizada de manera ecoguiada, de un nervio periférico en algún punto de su trayecto, de un músculo o grupo muscular, de un punto motor o bien de un punto gatillo, hueso o articulación (Minaya & Valera, 2016).

La Neuromodulación se basa en un proceso inhibitorio, aunque puede dar lugar a un proceso de estimulación, modificación, regulación o alteración terapéutica de la actividad eléctrica o química del sistema nervioso central, periférico o autónomo, en función de cómo se aplique.

Es recomendable que, el tratamiento de Neuromodulación Percutánea, sea ecoguiado. Esto hará que se consiga introducir las agujas en el tejido dañado siguiendo los trayectos nerviosos específicos.

Es aplicada una corriente de baja o media frecuencia, generando una respuesta sensitiva, si la estimulación es del nervio periférico, y/o respuesta motora, si lo que se estimula es el punto motor. Para la correcta aplicación de esta técnica, el circuito debe ser cerrado.

 

Objetivos de la Neuromodulación Percutánea:

  1. Reducir el dolor.
  2. Restablecer la función del Sistema Nervioso.
  3. Optimizar la función neuromuscular, los patrones musculares y el control motor.

¿Para qué esta indicada la Neuromodulación Percutánea?

Anteriormente se señala que, la Neuromodulación Percutánea hace efecto sobre el Sistema Nervioso. Por eso es una técnica que se puede aplicar en muchas esiones del sistema musculoesquelético como son:

  • Dolores crónicos
  • Articulaciones inestables
  • Hernias Discales que generan radiculopatias.
  • Atrapamientos nerviosos
  • Tendinopatías
  • Roturas Fibrilares

 

¿Cuál es la mejor manera de aplicar la Neuromodulación Percutánea?

Los parámetros de la Neuromodulación Percutánea sigue siendo un tema discutido en la literatura.  Normalmente depende del criterio del fisioterapeuta, quien hará un exámen  exhaustivo del paciente y de la lesión o patología que presenta para poder aplicar el tipo de corriente con los parámetros que mejor se adapte a su paciente.

La corriente eléctrica más utilizada es tipo TENS generalmente.

En el caso de la postura de las agujas, White et al. (2000, 2001) hicieron un estudio comparativo entre el efecto de insertar la aguja en el punto exacto de la lesión y en zonas remotas, y en los resultados observaron que la colocación de las agujas alteraba la efectividad de la técnica. Las agujas pueden aplicarse en diferentes tejidos, aunque hay que destacar que, la mayoría de los estudios de Neuromodulación Percutánea realizados incluyen la posición de las agujas en los dermatomas, músculos o articulaciones, pero nunca en tejido neural.

Es importante tener en cuenta la posición de las agujas en relación al efecto que se quiera conseguir con la Neuromodulación Percutánea.

¿Quñe ventajas tiene la Neuromodulación Percutánea?

  1. Es La aplicación de las agujas puede ser incomoda para el paciente, pero es rápida y muy soportable.
  2. Se consigue disminuir el dolor, consiguiendo una mejora de la calidad de vida del paciente.
  3. Es un tratamiento con resultados casi inmediatos. Tras la sesión el paciente nota entumecimiento de la zona que remite y empieza a notar el alivio.
  4. No existen riesgos físicos ni efectos secundarios, siempre que la técnica sea aplicada por un kinesiólogo cualificado y el paciente siga las recomendaciones del mismo.

 

 

Características de un equipo de Neuromodulación Percutánea

El tipo de corriente eléctrica más utilizada para la Neuromodulación Percutánea es una corriente bifásica simétrica o tipo TENS.

La mayor parte de los equipos tienen la posibilidad de emitir este tipo de corriente, tanto de baja frecuencia como de media frecuencia.

El equipo de Neuromodulación Percutánea debe cumplir con las siguientes características:

  • Ajuste de intensidad y parámetros de forma manual.
  • Diferentes formas de onda, para que el kinesiólogo pueda adaptar la corriente a la lesión del paciente.
  • Frecuencia de pulso de entre 1 a 500 Hz.
  • Estimulación de diversos puntos a la vez.
  • Aplicador puntual para la detección de puntos.
  • Sistema de seguridad.

Conclusiones de la Neuromodulación:

La Neuromodulación Percutánea es una técnica prácticamente nueva, que  tiene efectos sobre el Sistema Nervioso. Se utiliza para el tratamiento del dolor crónico, sobre todo, consiguiendo una mejor calidad de vida en los pacientes.

Es un tratamiento que no debe tener grandes efectos secundarios y produce una disminución del dolor en poco tiempo, tras su aplicación. Es un tratamiento invasivo en el que es importante que el kinesiólogo debe disponer de la formación y el equipamiento adecuado.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados